Quizás muy tarde podría preguntarte hacía dónde te vas, cuál es tu color favorito, qué querías hacer antes de verse así. Pero, muy tarde diría lo mucho que lamenta haberte hecho de esa manera. Su manera de ver el exterior es muy diferente a quién solias ser. Claro que, ¿todo sería en vano?
Su cielo ya no es azul, los días ya no resuenan como antes, la noche es la soledad completa de su entero bienestar. Muy tarde comprenderia que ya no concilias el sueño, que todo se transformó en abismo. Muy tarde no te vería llorar, en pedazos después de pensar. El espejo es quién debería de reflejar, a quien más quiso ver.
Se volvio todo oscuridad, la culpa se volvió el peor enemigo y claro que muy tarde no quiso escuchar, ya que tenía su propio deseo enterrado en lo más profundo de su corazón.
¿Será que todo fue malo, o solo fue su perspectiva la que hizo creerle que muy tarde tenia razón?
Antes, incluso, en la regresión de su mundo entero aprendió a sonreir.
Muy tarde lamenta haber creido que seria capaz de morir para que alguien más sepa lo que sería vivir en vida, vivo y muerto.
Muy tarde despertó siendo hoy, .
Hoy cree que la vida en un segundo es más entera que vivirla en pedazos minutos del reloj. Hoy esta aprendiendo a ver en color, pero sin estar listo para teñir su alma de coloridos colores, todavía cree que en la imperfección de los días, es hipocresía,y tendrá su razón.
Hoy tiene recuerdos irremediables del ayer, donde olvido quién era y pretendió sacrificar su bienestar para reemplazar la culpa de sentimientos bondadosos hacia los demas. Hoy nunca debio de renunciar a si mismo por los demas, la vida sería un completo desastre si sigue perdiendose a si mismo.
El viento resuena en las palabras que nunca debio de decirse para despertar del torbellino de destino, nadie quiso más que verlo en pedazos como su alma entera requeria.
Hoy sigue sin poder pensar solo en sí mismo, sin poder creer que puede ser mejor que antes conviviendo con los demás, pero hoy esta cansado de si mismo. Quizás mañana hoy sea más tarde.