Si bailarámos lo haríamos libremente, como el aire lo hace con el cielo, sin impedimentos y tan acompasados que nos tomarían como otra onda más, como una mera corriente de aire.