Hace unos meses me costaba respirar, después de un tiempo deje de intentarlo, pasaron los días y no había ninguna mejoría, lamentaba abrir los ojos cada mañana; cobardemente me di por vencida y deje que la vida pasara, no había sentimientos ni emociones, la salvación no llegaba y las noches me parecían eternas.

Cuando simplemente existía y mi alma agonizaba en silencio, recibí tu mensaje; en ese momento no significo nada para mí, incluso dudo que yo quisiera platicar contigo; pero el tiempo, la soledad, y las palabras nos unieron, y comencé a recordar perfectamente el día en el que te conocí y fui consciente del impacto que dejaste en mí; fueron tus ojos, tu voz, tus labios o la perfecta combinación de todo, pero tu forma de ser fue la que me envolvió; no hay nadie como tú.

Hoy, te confieso que, eres una de mis personas favoritas, a pesar de que no te conozco del todo, puedo asegurar que eres una persona extraordinaria, claro con defectos, pero tus virtudes siempre sobresalen. Sabes, cada vez que te veo, pienso en lo increíble que te queda ser tú mismo y sonrió, sobre todo al ver el brillo tan característico de tus ojos, los que me hacen amar el café, esos ojos que encajan perfectamente con la forma de tu cara; luego pienso en tu cuerpo e inconscientemente mis pensamientos viajan a lo mas profundo y sensible de mi ser, luego escucho tu voz y regreso de ese sensible y profundo viaje, pero solo para comenzar uno nuevo, pues tus palabras me transportan e hipnotizan y como si no fuera suficiente, sonríes y todo se mezcla, me atrapas demasiado, es tu perfección y la ausencia de ella, lo que me hacen pensar en lo especial que eres para mí, me encantas.

Seguramente no soy la única persona que piensa en ti de esta forma, pero no me mal interpretes por favor, esto no es una confesión de amor, o quizás si lo es, pero solo considerando que; existen distintos tipos de amor y diferentes formas de amar; me gustas, si lo admito, y también me enamoro de ti y de todo tu ser, cada segundo que paso conociéndote, y cada minuto se vuelve en una razón más para permanecer a tu lado, pero no, no es esa clase de amor, incluso creo que va más allá de eso.

Todos estamos tristes, todos tenemos días grises, de esos que parecen eternos; como cuando la noche no llega y que cuando llega no se va; la tristeza es tan abrumadora y quizás tu batalla sea más difícil de superar y todo se vuelva más complicado, pero a pesar de que somos muy diferentes; cuando hablamos es como estar frente a un espejo; en donde no hay reflejo, pero aun asi los pensamientos y las palabras nos mantienen en perfecta sincronía. Quiero que seas feliz, en estos momentos, te juro que no hay nada más que yo desee; se me ocurre que seas tú mismo, pues te ves tan lindo y te queda tan bien, enserio, eres tu e iluminas mi mundo. Te quiero a mi lado, para cuidarte y quiero que me cuides, mantente aquí para que me regreses la sonrisa que te regalo todos los días, que sea mutua nuestra amistad, que sea mutua nuestra lucha. Permíteme entrar en tu vida y déjame hacerte sentir todo lo que yo siento por ti, de verdad eres perfecto, tal y como los describo en este texto, no hay nadie como tú.