Nunca me encantaron los ojos marrones, hasta que me encontré de frente a los suyos. Pensaba que los hoyuelos no eran lindos, hasta que caí por los suyos. Siempre preferí el cabello oscuro como la noche, pero sus rizos de chocolate ahora son mis preferidos. Hablar con alguien siempre ha sido una labor, pero con él las horas pasan demasiado rápido. Cuando estoy con él los días y los meses parecen horas y minutos. Desde que lo conocí todo en mi vida parece encajar mejor. Él es mi capitulo favorito de este libro que se llama vida. Él, mi definición perfecta para la palabra ‘amor’.

~nat