Al final del día... ¿Quién tiene razón? ¿Por qué hacemos lo que hacemos? ¿Está bien o está mal?...
¿Quién carajos sabe? ¿Tú? ¿Yo? ¿Él? ¿Ella? Es desesperante.
Sólo sé que hay que tener convicción, desear el bien y no mirar a quien.
Es difícil... muy difícil. Pero el privilegio de saber, sólo lo sabes tú con lo que sabes, sin saber si es correcto o no... De eso trata la vida, creo.

Imagen: ricdoma