¡Hola mundo!
Este párrafo es del libro Three Brothers de Nicole Williams y no pude contenerme en compartirlo. Me dieron ganas de llorar porque es casi imposible tenerlos. Cuéntenme, ¿Ustedes cuál tipo de hombre han encontrado?

Uno de los pocos granos de sabiduría que había aprendido de mi mamá antes que ella terminara su vida el verano en el que cumplí trece, era que habían tres tipos de hombres:
El tipo que atraía nuestras cabezas, los chicos que eran elecciones inteligentes y seguros que nunca nos harían daño pero que en realidad no nos excitarían como el demonio tampoco.
El tipo que atraía nuestros corazones, típicamente los rotos, dañados de los que no podíamos evitar enamorarnos duro y rápido, los que anhelábamos arreglar. Y entonces estaban los del tipo que atraían a la región debajo-del-cinturón. Esos eran los chicos con pavoneo en sus pasos y un brillo de complicidad en sus ojos. Ellos encendían nuestro mundo en fuego, pero como cualquier fuego quemaba a través de su mechero,se extinguía tan rápidamente como había surgido.
Mamá también había dicho que había un cuarto tipo, a pesar que eran tan extraños que eran más un mito que un realidad: la clase que atraía a las tres partes de una mujer. Dijo que si alguna vez me cruzaba con uno de esos, debería atarme a mí misma a él tan apretadamente que, sin importar que tormenta viniera, nunca podría separarnos.