me la paso noches en vela escribiendo sobre usted. Sobre usted mujer ladrona de sueños y noches cómodas.

Lo prefiero así.

Puesto que escribirle es como mandarle cartas a la luna. Siempre siendo sincera y con el corazón a un lado del tintero que acompaña esta pluma en las letras dedicadas a usted.

La amo. Honestamente la amo.

La amo con la palabra correcta y el soneto contrario, la amo porque si y no a causa dé. La amo y por eso le escribo porque es la única justicia que puedo hacerle a mi corazón y a una mujer.

Y es que quien no la amaría si tuviese la
Oportunidad?

El mundo estaría en una locura enigmática si su existencia deleitará a cada persona que mantiene a su alrededor. Quizá usted no sé de cuenta. Quizá ni lo piense.

Pero es tan especial que duele saber que hay ignorancia de su parte al no creer palabra alguna.