Soy una barca que está a la deriva,
en medio de una tormenta y olas enormes.
Y aunque esas olas me golpean una y
otra vez, yo sigo estando a flote.

Estoy sola en una inmensa llanura de agua
pero no tengo miedo, porque sé que pronto
me encontraré a mi misma y no perderé mi norte.
Una estrella guía mi camino día y noche.

No importa cuanto tiempo me tome,
seguiré buscando el lugar al que pertenezco
y encontraré las respuestas que siempre busqué.