Sabía que aquel error iba detrás de mí, que en algún momento saldría a la luz para golpearme en la cara. ¿Pero por qué nunca sé cómo actuar en el momento preciso? ¿Por qué se comete una estupidez inmensa al mismo tiempo que se sabe que lo es? Me sentí tan molesta conmigo misma porque dejé que me jodieran. Creo que la moraleja de esta historia es: TRUST YOUR GUT, DON'T BE SO FUCKING STUPID.