Nunca te podrás olvidar de mi, por más que quieras, por más que reces nunca lo conseguirás. Y odiarás regresar a casa y entrar a tu cuarto porque siempre me verás ahí; recordarás las veces que estuvimos juntos, olerás mi aroma impregnado en tu almohada y maldecirás mil veces mi nombre, de puro coraje por seguir ahí.
Y entonces te odiarás a ti mismo por que te darás cuenta que me sigues necesitando a tu lado y te odiarás a un más porque sabes que aunque me busques Yo no regresaré jamás. -Gaad