La vida es un síntoma de la muerte