Disfrutamos emociones ajenas con toda la pasión, creyendo que son propias, pero no lo son, no las vivimos.