Desde tiempos remotos, los hombres definen los desatres más terribles como obra de «Dios», así ocultan su temor a lo que no conocen.
-Enel-