Cinco minutos bastan para soñar toda una vida, así de relativo es el tiempo.

Shibuya, Tokyo    http://twitter.com/DiegoAudiffred