y sonrío y me callo porque, en último extremo, uno tiene conciencia de la inutilidad de todas las palabras.

Mexico City, Mexico    https://www.facebook.com/denisse.rm.i