Miedo.
¿Han buscado ese estado en el que se sientan realmente apasionados por lo que están haciendo?
Puede que sea solo el inicio, pero se detienen un momento y logran ver como las personas a su
alrededor están brillando, su corazón brilla porque están felices... están en su mundo.
Ese no es tu caso. Empezaste el nuevo camino pero sientes que te has equivocado.
De todas las alternativas, cada día crees que tomaste la que no era para ti.
Quieres sentir ese gozo que sienten los demás cuando hablan de lo que hacen; sin embargo,
hay un hoyo en ti que crece, que intentas ignorar y al final del día, es el que te genera insomnio.
Tu cabeza solo te repite que no estás feliz. Estás perdido en un cielo estrellado intentando encontrar
la luz que aún no tienes.
El proceso más difícil, es aceptarlo. Te equivocaste...¿qué te detiene a cambiar de camino?
Es tu vida pero hay tanta gente a la que no quieres decepcionar.Quieres hacer feliz a tantas personas que
se te olvida alguien. Tú.
De un lector escuché una frase "salta...ya aparecerá el piso".El único dilema,es que no eres lo suficientemente
valiente para dar el paso, no te sientes preparado y te das cuenta. El miedo te ha ganado.