¡Hola!
¿Cómo se encuentran? ¿Listos para agosto? Claro, son tiempos inciertos, pero lo inesperado trae consigo esperanza; intenten ver el lado luminoso de la vida. Vamos, hemos sobrevivido mitad del 2020, podemos continuar de este modo la otra mitad.

Image by The Wild Post Image by The Wild Post

Así que nuevo mes, nueva semana, nuevo proyecto. Para el primer capitulo de Staycations series hablé sobre un día relajado: ponernos mascarillas y escuchar música; pero, seamos sinceras, aunque quisiéramos hacer eso todos los días, tenemos trabajo, escuela y mantener nuestro espacio organizado.
Sé que en ocasiones, arrojamos nuestra ropa al armario y nos olvidamos de doblar o colgar apropiadamente y ¿qué decir sobre las bolsas y zapatos, simplemente regados por doquier.

Eso habrá de acabar. Aprovechemos el día que tenemos libre, sacrifiquemos una tarde manicura, pongamos música activa y nos hundamos en las profundidades de nuestro closet.
Antes de iniciar: Siento que debo aclarar que lo redactado es una opción para limpiar tu armario, una serie de pasos que en lo particular me funciona, pero puedes hacerlo de la mejor manera que te parezca. Aunque es un arduo trabajo, no tiene porque ser una tortura, lo importante es divertirse en el proceso.
Considero que lo mejor es iniciar con una blank canva, es decir, sacar todo lo de tu clóset. I know, i know, son pilas de ropa sobre tu cama, pero lo puedes hacer por partes.
Intenta primero sacar todos tus zapatos y acomodarlos por pares (lo aceptemos, a veces queremos un par pero resulta que solo encontramos un zapato mientras que el otro se encuentra nadando en otro extremo). De esta forma, tendrás todos tus pares y un poco mas de espacio.

chic, classy, and elegance image Image removed

Prosigue con las prendas que mantienes colgadas, desde los abrigos más pesados, hasta el top más delgado o la falda más corta. Intenta dividirlo por secciones. En lo particular, me gusta organizar mi ropa por colores: Faldas y tops negros, e ir degradando hasta los tonos pastel, pero lo puedes hacer según tus gustos o espacio.

Quizá trabajes en una oficina y requieras tener las piezas que normalmente llevas en primera instancia, mientras que tus vestidos playeros y escotes pronunciados queden hasta el final, esperando la semana de vacaciones. O quizá vivas en lugar caluroso, por lo que vestidos, shorts, faldas y tops son tu prioridad, mientras que los jeans y suéteres pueden quedar juntos en el último espacio. Tú decides.

beige, clothes, and closet image Image by The Wild Post

Aquí dejamos en pausa nuestro modo limpieza compulsiva y hacemos que Marie Kondo se sienta orgullosa. Momento para depurar. ¿Qué cosas necesitamos? ¿Qué es lo que ya no usamos más? ¿Algunas prendas necesitan una compostura?
Toma tu tiempo, si quieres pruébate lo que decidas dos o tres veces, combínalo y considera los lugares en donde podrías utilizarlo. Si no te encuentras convencida, entonces ponlo a un lado.
Puedes organizar la ropa que ya no te convence en distintas pilas: siempre hay personas que necesitan de alguna blusa o pantalones. Busca en tu localidad fundaciones que acepten ropa o albergues que necesiten de las prendas que puedes donar. Solo tendrás que doblar esas piezas, ponerlas en un caja y llevarlas al lugar de tu elección.

Image by The Wild Post Image by The Wild Post

No tienes por que donarlo todo, si no es tu deseo. Puedes buscar algunos bazares que acepten tus prendas y venderlas. Recuerden que darle una segunda vida a la ropa es una manera para cuidar de nuestro planeta. Si consideras que tienes lo suficiente, puedes hacer una venta de garage o postear las piezas en la red social de tu elección y vendarlas de manera online.
Ya que empezamos con la depuración, siempre puedes voltear a ver donde se encuentran tus zapatos apilados y decidir si en realidad te quieres quedar con todos ellos. No olvides revisar si alguna de tus prendas necesitan algún ajuste, quizá un botón les hace falta o el cierre se ha descompuesto.

SL recomendation: Ashley, autora del canal en YouTube Bestdressed, tiene un video titulado “how i sell clothes online photos, listings, shipping + more”, en donde te enseña la forma en la que vendió la ropa de su propia depuración. Es super divertida y se aprende de ella.

Image by The Wild Post Image by The Wild Post

Una vez que ya decidiste la ropa y zapatos que quieres conservar, lo dividiste por las secciones en las que lo organizaste y que tus cajas con ropa para donación o venta se encuentran rotuladas y puestas en un rincón, es momento de volver a poner todo en su lugar. Cuelga tu ropa y ordena tus zapatos.
No te quedes ahí, prosigue cajón por cajón, vacía y ordena tus bolsas. No sabes en realidad lo que tienes hasta que limpias.

Image by The Wild Post Image by The Wild Post

Te podría llevar más de un día, pero, al final de la depuración sientes como si caminaras más ligero. Recuerda que es tu espacio y entre más libre se sienta, mejor puedes acomodar tus ideas.

Espero que le haya gustado el post de hoy y que se animen a hacerlo. Tomen agua en el proceso, no me gustaría verlos enterrados en una montaña de ropa con los labios partidos por la deshidratación.
Con mucho amor;
SLCG