"Había una chica. Ella tomaba clases de batería desde muy corta edad. Avanzó mucho en sus clases y decidieron asignarle un nuevo profesor.
Con el tiempo, la confianza entre ellos fue creciendo e incluso él la molestaba como una relación amistosa... o eso creía.
Ella fue madurando y a la vez notaba cierto interés por parte del maestro hacia ella. La diferencia de edad no era mucha... 4 años; sin embargo, mientras mantenían una conversación, él le aseguraba que no podía decirle todo lo que pensaba de ella pues provocaría problemas porque aún no tenía 18.
Todo era un misterio. Pero ella no pensaba ilusionarse con eso, conocía como era él en cuanto a chicas se trataba.
No obstante... ¿Qué era lo que tanto deseaba decirle? ¿Por qué esperar tanto? "
-Caitlin Méndez