Hoy a causa de un tercero adulto joven, empecé a leer un libro destinado a un público infante.
Corto y con moraleja, supongo. Eso sí, con mucha magia, vibraciones, consciencia y empatía.
Me recordó situaciones que viví, algunos errores y reconocer aciertos que equilibran la balanza. Te libra de culpa y te llena de agradecimiento.
Me mostró el punto donde se conecta el verdadero ser y el deseo de reconocimiento social, aquel momento donde se descuida lo que uno ama y llora al sentir que lo pierde todo, porque al final ¿Qué importa lo que digan los demás de lo que sos? Si sos ¿Hay que demostrarlo? No, porque si está en vos, es natural. Se nota sin esfuerzo.

Hoy volví a dibujar, no, no soy buena. Pero me sentí inspirada y tuve ganas de hacerlo.
Hay gente que inspira, hay libros que enseñan.https://weheartit.com/entry/347164327?context_page=2&context_query=stars&context_type=search