Es mi imaginación
o el aroma de la lluvia y el café a mi lado
pero desde mi ventana se ve todo pequeño
como una ciudad llena de títeres
que hacen lo que deben y no lo que quieren

me pierdo en mi mundo
inexistente
donde la gente en verdad se enamora
donde las estrellas se ven también en la ciudad
y donde nosotros somos igual de infinitos que el cielo