Siempre busqué en mi vida lo que hay en los libros.
Ese amor incondicional, ese amor que supera toda expectativa de realidad y es un sentimiento que te sumerge a lo más profundo del océano, que te hace aguantar la respiración y mirar al cielo para saber si lo que vivís es real, si ese amor tan fuerte se puede sentir.
Nunca lo encontré a ese amor, porque en esta época ese amor no existe, la gente está sumergida en el miedo de sentir, miedo de salir lastimado que no se arriesga a enamorarse ni hoy, ni nunca.