Me dijiste que me amabas

y te fuiste

me dejaste, con mis pensamientos

vacía

y sin decir adiós, sin despedirte

te fuiste corriendo como un nene

que apagaba la luz y sale corriendo a su cama

a taparse con las sabanas

por miedo

pero tu huida me abrazo y no me suelta

la tengo abrazándome a donde vaya

y aunque pase tiempo tu huida me persigue y no me deja ser como el nene y hundirme en las sabanas