Me enoja que no me tengas que pedir perdon
Me enoja que seas el único amor que yo conozco
Me enoja que no tengas tiempo para mi pero si para todo lo demás
No entiendo como no pude ver antes todo lo que significábamos
Me encantaría cantar esto con la guitarra que dijiste que habías roto porque se parecía a un tobogán
Quien regala un instrumento a un nene de cuatro años, quien da su corazón a un lobo suelto
Es muy raro pensar que algún dia podrías odiarme y que nos dejaríamos de querer
Pero la necesidad de hablar sobre nosotros me da mucha paz
Me da pena que hayas cedido ante toda la presión de que no era buena para vos
Te quiero cerrar todas las puertas y poner traba en todas las ventanas
Pero no quiero gastar mi tiempo cerrando agujeros que vas a volver a cavar cuando tengas ganas de contarme lo que les paso a tus amigos
Y aunque estar sentados en un bar con dos cafes y una mesa de por medio no tenga el mismo dulzor que estar cuerpo a cuerpo en un sillón el domingo a la mañana, prefiero quedarme con el sabor amargo
No hace falta que me pidas perdón porque yo ya te perdone todo y simplemente verte a lo lejos un día de lluvia confundiéndote con la planta que nos refugio en nuestro primer beso