Seamos locos y raros
Porque aburridos y amargados
existen demasiados

Lucia Valentina