Nuestro destino lo formamos,
por que nosotros lo manejamos,
para bien o para mal lo decidimos.