Pensar en ti es como lanzar al fuego copos de nieve. Algo así como una forma de felicidad que me da miedo más o menos para siempre.