Pero ni el alcohol, ni las pastillas, ni los cortes me hacen salir de aquí. Tan sólo logro adormecerme un rato, pero sin importar qué, el fondo, el dolor sigue ahí.