¿Quién quiere vivir para siempre?

Dudo que exista algún miserable, capaz de anhelar tal fetiche.

Pero ¿quién se resiste ante la idea de unos eternamente privilegiados años, tales como los son los veinte?
¿Quién pudiera revertir su tiempo para así evitarse errores estúpidos y penas que aparentan ser interminables?
No se puede, superalo.
Tengo que salir para adelante y crecer. La vejez me espera con su corona de sabiduría, y a su paso me pide que abandone mi belleza y destreza. Supongo que hay agentes de esta Tierra que no se alarman tanto ante este requerimiento. Algunos tal vez consiguen la sublime belleza en sus últimos años...que envidia...

Desde muy chica odie que me comparen con los de mi edad, nunca sentí ser parte de su misma categoría. Mi madre me apodó "La Grande". Eso significa que siempre aspire a lo alto. Pero, en mis pasos humildes de peregrino, no logré encontrar el consuelo del mal augurio que presenta mi naturaleza.
Y solo me gusta pensar en esto por los adultos que me comparan con sus vidas pasadas. Pobres diablillos, me encantaría leer en sus ojos radiantes los colores de sus pasados, y como llegaron al día del presente. No puedo entender como prefieren su pasado a su presente y futuro. El añorar algo te nubla por completo los sentimientos sanos.

Pero cada etapa tiene lo suyo. Dudo que alguno se atreva a contradecir esto. La vejez es algo inevitable y el hombre tiene que aceptar sus limitaciones.
No sabría decirte quien fui, porque llegue a este día sin saber a donde voy... Hay tantos cambios desde que uno nace hasta la juventud, que me parece que solo recién ahora es que estoy experimentando la realidad... bueno solo ahora podría y debería entenderla. Creo que ahí yace la respuesta a esta cuestión. Nadie es capaz de entender lo que le pasa, que el tiempo hay que esculpirlo, para así, llegado el momento, uno se pueda sentar a admirarse. Pero, tiene que pasar si o si, todos lo obstáculos...hasta la recta final: aceptar que la odisea finaliza solo cuando uno quiere, no cuando se pierde la belleza de la juventud.
Esto te dije hace un rato pero, uno en el camino siempre se olvida... ¿Por qué sera que fuimos programados con esta mentalidad de esperar siempre ser iguales y no manifestar alguna evolución a lo largo de nuestros trayectos? ¿Es de tontos, de inexperto o simplemente de naturaleza, esta negación tan arraigada y palpable en nuestro corazón?
Cuesta evolucionar y ver los cambios en uno (para bien o para mal) principalmente cunado se encapricha con la idea enfermiza de estar bien donde se esta.
Mira para adelante y camina siempre. Si te quedas parado a un costado podrías perderte en la infinidad de la mente.