Desde que tenía 17 años y cursaba mi último año de preparatoria, comencé a cuestionarme que era lo que quería hacer con mi vida.
En aquel entonces, estaba sorprendida y un poco preocupada, ya que a diferencia de los demás yo no tenía nada claro.
Quizá ellos tampoco tenían nada claro, o tal vez lo tenían... que importaba, todos parecíamos tranquilos y ansiosos por el porvenir, ya que La Universidad era el siguiente gran paso para todos, algo natural, lo que se espera de alumnos que están a punto de egresar de uno de los mejores bachilleratos del país.

Llego la hora, yo no sabía muy bien cual era el camino. Cada carrera era un mundo, todas ellas con algo que me llamaba la atención, pocas eran las que había descartado hasta el momento.

Economía. Esa fue la decisión final, no sabía por qué, tenía miles de dudas, pero estaba tranquila puesto que iba a estudiar "algo" en la universidad, justo como se esperaba de mí. Con esto no quiero sonar como alguien que desprecia la educación, de hecho siempre me imaginé con un título universitario.

Primer semestre, todo va de maravilla, aún tengo mis dudas, hay materias que no tolero, pero seguro que a todos les pasa, es algo normal, a pesar de los cambios y la ahora creciente depresión logré tener buenas calificaciones, incluso terminé el curso de inglés requerido para titularme, tenía un novio de que estaba sumamente enamorada y aunque era difícil verlo creo que lo hicimos funcionar ... sin embargo, algo no se sentía bien dentro de mi.

Segundo semestre, las cosas se complican un poco, hay materias que son más complicadas, paso todo el día en la biblioteca, eso me agrada, pero la ansiedad es cada vez mayor, me preocupo demasiado por la escuela y los resultados o son tan buenos, mi relación se hace monótona y trato de salvarlo todo a como de lugar.

Tercer semestre, reprobé una materia ¿Qué está pasando? De repente ya no tengo ganas de asistir a la escuela, miento a mis padres para no preocuparlos y pasa lo inevitable, termina una relación de casi tres años.

Jamás en mi vida había vivido algo así, nunca había estado tan triste en mi vida, recuerdo que lloraba sin parar, pase casi todo el otoño de ese año encerrada en mi casa. No tenía ganas para hacer algo, no podía de dejar de pensar en él, en cuanto me dolía "perderlo" lo quería muchísimo, pasaron meses y olvidé porque lo había dejado ir tan fácilmente, otra parte de mi decía que era lo mejor para los dos y la otra solo moría de dolor.

Llego un nuevo año, y vaya que trajo consigo miles de cambios.
Cambié de Universidad, ahora estudiaba ingeniería automotriz, un paso más cerca de mi "sueño"... ingeniería aeronáutica, ya sé que suena repentino y que además fue un cambio de 180° literalmente todo cambió.

Yo seguía un poco mal por todo lo acontecido el otoño pasado, pero estos cambios me mantuvieron ocupada. Diré que mi primer semestre fue más o menos exitoso, digo más o menos porque aún pensaba en todo lo que había pasado, en lo que estaba haciendo con mi vida, en pocas palabras, aquel otoño fue un momento de introspección profunda que me ayudó a dejar algunas cosas en claro y dio lugar a miles de dudas, miles, cosas que jamás me había cuestionado surgieron, yo trataba de dar respuesta a todo, de entender y seguir adelante.

Quizá fue la presión de la escuela la que me hizo estallar, cada día tenía más ansiedad, me sentía incapaz de hacer cualquier cosa, tenía miedo constantemente, todo me preocupaba, hasta la más mínima cosa. No podía dormir, estaba cansada, olvidaba todo, mi productividad bajo.

No sé como salí de todo eso. Sin embargo al llegar el segundo semestre, nuevamente lo perdí, no podía llegar a la escuela y simplemente poner atención, pensaba en todo menos en lo que debía aprender, tenía ya 20 años y por alguna razón eso me hacía sentir mal, había hecho algo mal, me había rendido y eso me costó un año o casi dos de universidad.
Lloraba en el baño de la escuela, evitaba a toda costa a mis compañeros (ellos solo querían ayudarme) pero yo no aguantaba estar rodeada de personas, no hice amigos nuevos, muchos trataban de hablarme, lo notaba... sin embargo lo evité todo, no me sentía con fuerza para socializar, ya que casi toda mi fuerza estaba en tratar de poner atención y no tener miedo.

Fallé.

Oculté la verdad a amigos cercanos, y a mis padres. No porque quisiera, simplemente porque no podía decir exactamente que me estaba pasando, yo nunca me había sentido así, era difícil sobrellevarlo.

Quería ayuda, sabía que era depresión, pero no podía. No podía.
Deseaba que mis padres me llevaran arrastrando con algún doctor, eso no pasó. Claro que lo sugirieron, pero jamás fui. Ellos no tenían dinero, el doctor era caro... me sentía culpable por sentirme de esa manera.

Y lo peor es que no podía hacer nada (o al menos así era como pensaba)

Aquí va otro año perdido...

Actualmente tengo 21 años y escribo esto a las 11:48 p.m. sentada en mi cama.
Sé que para los demás, lo que he hecho ha sido un desperdicio de tiempo, sé también que aunque mis padres no lo admitan, están decepcionados y muy preocupados por mi futuro (quién no lo estaría, al ver así a sus hijos), sé que para el mundo laboral al que me enfrentaré en el futuro también soy casi obsoleta, incluso yo llegué a pensar así.
Me he reprochado constantemente todos estos errores, todas estás malas decisiones, todo este desperdicio de buenas oportunidades, tiré a la basura años de esfuerzo, no solo mío sino de mis padres...
Sin embargo, a pesar de todo eso, me atrevo a recordar, con el dolor que eso conlleva, lo que he hecho. para tener presente lo que he aprendido en estos 4 años "desperdiciados"
Porque justo ahora tengo frente a mi un millón de oportunidades, la vida seguirá su curso y yo tendré que crecer, porque el tiempo no se detiene, todo sigue y debo aprender a seguir yo también. Y ahora veo la vida de forma diferente, y eso me hace querer seguir adelante.
Justo estos días han sido difíciles, porque estoy pagando las consecuencias de todo aquello que no pude controlar, por eso es tan importante para mi recordar lo que aprendí, y espero que si tu estás pasando por algo similar, no te sientas mal, estás aprendiendo y todo, por muy malo que parezca, va a desaparecer eventualmente.

De mi corazón roto aprendí:
♡Si amas a alguien demuéstraselo
♡Trata a esa persona especial como te gustaría ser tratado
♡El amor debe ser recíproco
♡No debes dejar de ser tu para complacer a tu pareja
♡Debes dejar que las cosas sean, no puedes controlar todo
♡No idealices a tu pareja, amala tal y como es
♡Dedícale tiempo
♡Que tu identidad, valores deben ser inalterables y aceptados
♡LOVE YOURSELF FIRST
♡Hay que aprender a dejar ir
♡Esa relación te ha enseñado algo al final
♡Eres suficiente y mereces amar otra vez así como tu pareja lo merece

De la soledad aprendí:
♡A conocerme a mi misma, como soy, lo que me gusta, lo que no.
♡Conocer mis fortalezas y debilidades
♡A meditar
♡introspección
♡A aceptar mis emociones
♡A encontrar soluciones que me sirven
♡A formar un criterio sobre mis creencias
♡Que puedo hacer lo que me proponga
♡Que puedo superar la depresión y ansiedad
♡Descubrir cosas que no sabía que me gustaban
♡Observar mi entorno
♡ Escuchar mi voz interior
♡Conectar con la espiritualidad
♡Encontrar cada vez más herramientas para mi desarrollo personal
♡Confiar en que la vida tiene algo bueno para mí
♡no hay una forma "correcta" de vivir, solo hay que hacerlo como creemos que debemos hacerlo, como encontremos paz dentro de nosotros.
♡La depresión no es excusa para no cumplir tus sueños
♡Está bien no tener una pasión
♡Está bien si no sabes que hacer por ahora (pero es mejor hacer algo)
♡Cuando encuentres algo que te motive, síguelo y no te detengas hasta conseguirlo.
♡Pedir ayuda está bien
♡No necesitas hacer lo que todos hacen para tener "éxito" en la vida
porque, 1) El éxito es distinto para cada quien y 2) Nadie, absolutamente nadie tiene algo garantizado en la vida.

Mi camino ... por ahora.

♡Es seguir aprendiendo sobre mí y mejorar, cuidando mejor mis pensamientos, tomando pasos pequeños para ser la mujer que siempre imaginé.
♡Abrir mi corazón a los demás
♡Dar tiempo a mis amigos y familia
♡Agradecer lo que tengo
♡No tener miedo de lo que pasara hoy o mañana
♡Tener confianza en que la vida me pondrá en los lugares correctos
♡Confiar en mis capacidades
♡Conseguir un empleo
♡Poder entrar a la Universidad el siguiente año
♡Mudarme cerca de la universidad y poder mantenerme
♡Mejorar mi autoestima
♡Reducir mi ansiedad
♡Reconciliarme con el pasado y aceptar que se termino y puedo empezar de nuevo.
♡Darme tiempo para hacer las cosas que me gusta hacer además de estudiar y trabajar,

Espero estar creando el camino correcto ♡