Sé que puedes verme, estoy frente a ti en este instante.

Pero, aunque no lo creas estoy escondida.

Si, escondida.

frente a ti solo tienes un bosquejo, una ilusión palpable de mi.

Quien realmente soy no está a simple vista.

mis sueños y anhelos los he plasmado en diarios que oculto en mi armario.

Mis ilusiones se encuentran en aquellos dibujos que hago en la orilla de la hoja.

Las palabras que no puedo expresar por ese nudo que tengo en la garganta las puedes encontrar en mis canciones favoritas.

Sé que quieres conocerme, pero tengo miedo.

Llevo mucho tiempo huyendo, que me acostumbre a estar en cualquier lugar y al mismo tiempo en ninguno.

Entiendes cada suspiro y cada uno de mis gestos, me has observado más de lo que quisiera, que ya puedes adivinar que estoy pensando.

Me debato internamente entre quedarme a tu lado un poco más o correr sin mirar atrás. Porque tengo mucho miedo de que me encuentres.

¿Serás capaz de entender cada una de mis rarezas?

¿Podrás ignorar las cicatrices que tengo en mi alma y cuerpo?

Hay tantas preguntas que quiero hacerte pero solo una importa realmente.

Después de encontrarme y ver todo eso que he tratado de ocultarle al mundo...
¿Te quedarás a mi lado?