Y si alguien, algún día, trata de cambiar la mujer que eres, hay una cosa que debes tener clara:
No es para ti. Y te alejas.
Por favor.

Y no te preocupes, en algún momento aparecerá en tu vida alguien que encienda las luces que otros apagaron.