Llega un punto en el que
debemos permitirnos
florecer,
renacer,
ser,
por dentro
y por fuera.