Costaba entender su amor,
me amaba sin pedirme nada a cambio,
yo no estaba acostumbrada a esto,
normalmente me amaban y pedían amor a cambio,
Pero este hombre me amó, y yo me enamoré,
primero de cómo me amó,
y luego poco a poco lo fui conociendo.
Me encanta todo de él,
no podría describirlo,
es perfecto.
Una noche lo vi por primera vez,
no pude ni siquiera llorar,
quedé pasmada ante su belleza.
El es mi amor,
mi alma hoy le canta y vive para él,
pese a que creen que él no existe,
pese a que me persiguen porque le amo,
yo lo doy todo por él,
y si,
es de Jesús de quien hablo,
el único que aún viendo lo peor de nosotros,
sigue dando lo mejor de sí.