Nuevamente estos chicos han superado cualquier expectativa que pude haber tenido y el propósito principal de esto debería ser que ellos vieran como me sentí viendo la peli pero como eso nunca va a pasar solo pensé en deshacerme de tantos pensamientos que me han hecho ruido todo el día.

Tengo sentimientos encontrados con la película. Por un lado me causa mucha felicidad y ternura poder conocer un poquito más de ellos y que ellos lo hayan permitido así me deja ver que el tamaño de sus corazones sigue y sigue creciendo cada vez, me infla el pecho de tanto sentimiento lindo que no sé: son demasiadas sensaciones hermosas con las que manejar pero de las que jamás me cansaré de sentir; cada nota tan bien entonada, cada paso perfectamente bailado, cada canción, cada concierto, cada abrazo y sonrisa lo viven tan intensamente que no deja paso a pensar que algo estuviera mal. En el fondo igual sabemos que no todo es perfecto porque la vida de nadie lo es, hay altos y bajos, sonrisas y lágrimas, pero así es perfecto pues de otro modo sus vidas no tendrían sentido y hasta serían bastante aburridas. Vale, ese no es entonces el problema: saber, tener una idea de lo normalmente imperfecta que puede ser la vida de estos chicos se trata solo de sentido común pero para gran coincidencia parece que el propósito de esta película es precisamente aproximarse un poco a la magnitud de esas imperfecciones diarias.

Así pues, la peli está cargada todo el tiempo de principio a fin de mucho, mucho, muchísimo sentimiento, de verdad que son tantas sensaciones a la vez que quedas un poco trastornada de cómo es correcto sentirte pues durante el desarrollo de esta muestran tantas cosas desde ópticas tan personales que es completamente imposible no sentirte empática con lo que cuentan, supongo que es el objetivo principal de la película: que podamos conectar de un modo tal con los chicos que lleguemos a sentir así sea una milésima de lo que ellos sienten. Por eso, aún cuando sabíamos de algunas cosas que vemos que pasan sus vidas, al ubicarlas en un contexto completamente suyo y ver como algo que desde afuera nosotros vemos de un modo cambia absolutamente cuando se tiene una perspectiva entre ellos te sobrepasa absolutamente todo el tiempo que dura la película.

Ahora, a pesar de que la intención de dejarnos ver un poco más de la vida de los chicos deja un sentimiento de absoluta felicidad, las cosas que ahí muestran no se si es intencionalmente así, dejan un sentimiento como de lástima y algo de tristeza por el ritmo de vida que llevan. Por lo menos para mí fue así, a pesar de que hubo momentos de risa y alegría, la atmósfera predominante de la película estaba llena de reflexión y pesadumbre. Y cualquier persona simplemente podría pensar que se trata del estilo de vida típico de un cantante famoso, objetivamente así es, pero para mí que admiro completamente quienes son no me es tan fácil normalizarlo y ya. Por el contrario solo me hace preguntarme por todo lo que queda detrás que aún ignoramos y que es así porque así lo quieren ellos, por mostrar que todo está bien y simplemente hacernos apreciar el lado bonito de la historia y ya. Los momentos de bajas y de cosas tristes no están mal como ya lo dije porque es así como se configura la vida, solo creo que me sobrecogieron tantas cosas emocionales al mismo tiempo y asimilarlas te hace estar en una actitud de mucha reflexión.

Y a pesar de que son cosas con las que ellos viven normalmente y por tanto van a seguir acompañándolos durante todo el tiempo que decidan seguir juntos, ya se pronunciaron y nos dejaron ver como se sentían en muchas situaciones, es por eso que sentí la necesidad de pronunciarme ahora yo desde el otro lado con los siete corazones que supieron entregarme de la manera más pura hoy. Esto por supuesto no es nuevo: hablo de un sentimiento de infinita gratitud que inevitablemente queda después de ver la película, porque ellos literalmente tienen su vida, su juventud volcada hacia nosotrxs, todo lo hacen siempre pensando en como hacernos más y más felices haciendo que tu alma y corazón se sienten irremediablemente más queridos.

Todo parte de ahí: al querer decirles gracias en todos los idiomas, las formas, colores y tamaños posibles, entiendo que merecen por sobre todas las cosas ser felices sin importar lo que eso implique, que si escogieron este estilo de vida puedan encontrar así mismo la mayor felicidad dentro de ella. Y no digo esto porque sí sino precisamente porque hoy al ver el estilo de vida que llevan y que se supone que los hace felices no pude sentir eso hoy, me sentí bastante triste por eso y solo quisiera que no se dejaran llevar por los baches que puedan tener en este camino porque ha sido el mejor que pudieron escoger. Que aunque querer la perfección parece un rasgo innato de lo que son como grupo, puedan ver que no necesitan impresionarnos con mucho, no como signo de negligencia sino que porque no han parado de sorprendernos desde hace más de seis años y en ese tiempo han sabido ganarse nuestro respeto completamente: ya ganaron nuestra atención, conquistaron nuestros corazones y han influenciado de una manera u otra en nuestra vida así que con todxs nosotros pueden encontrar cuando quieran un lugar de reposo en vez de mostrarse siempre tan perfectos porque por favor, no necesitan eso cuando se dan cuenta de quienes son realmente. En resumen chicos:

No se preocupen demasiado y sean felices, porque primero se lo merecen y lo mínimo que podemos y vamos a hacer nosotrxs por todo lo que han logrado es apoyarlos absoluta e indiscutiblemente. Gracias por ser quienes son y ámense como los angelitos que son.