Hace poco más de una semana hice mis maletas y me aventuré a una ciudad nueva, a una nueva escuela, en una nueva etapa, con una nueva legalidad, completamente sola, y hoy mi aventura terminó.
¿Qué es más de valientes, continuar aunque tú no quieras, o abandonar y enfrentarte a toda la gente que se sentirá con el derecho de opinar?
Sea cual sea la respuesta, mi realidad es la segunda, no sé cuanta vida me quede, así que prefiero robarle unos años más a la vida junto a mi familia, antes de tener que volar del nido.