Todos, y cada uno de nosotros tenemos un secreto. Un recuerdo. Una historia. Un pasado, que nos aterroriza, que nos paraliza. Es nuestra peor pesadilla. Nuestro más grande miedo. Ese que solo nosotros conocemos. Que todos escondemos.

Dicen que solo uno mismo puede conocerse, descubrirse, encontrarse, liberarse.
La libertad es no ser controlados, es no ser dominados, por lo que nosotros mismos creamos...nuestra peor pesadilla.

¿Y?¿Cuál es tu peor pesadilla?¿Tu más triste recuerdo?¿O tu más grande secreto? Por cierto, nunca me lo digas. Nunca se lo digas. Ni a mí, ni a nadie...porque el día en que lo hagas todos conocerán tu secreto, tu gran y poderoso punto débil. Al que todas las personas le gusta usar, ese con el que te extorsionan, te venden y te humillan.

Por eso... mientras intentas descubrir como liberarte de tu peor pesadilla y quieras empezar a crecer:
Sé fuerte, tan fuerte como para ocultarlo...como para engañarte ti misma y también a los demás.
Convéncete....mírate al espejo y dile que todo está bien.
Siempre sé orgullosa, tanto como para pensar que has superado grandes obstáculos-aunque sabes bien que los tienes pendientes-.

Y por último: nunca seas tú misma. No demuestres ser quien eres. No te quieras. Sigue fingiendo y síguele sonriendo...a tu peor pesadilla.