Tengo una verdad. Si quieres sinceridad esto es lo más sincero que he dicho y que probablemente diga en cierto tiempo, ya que no soy de confesar.

A veces no digo completamente lo que siento o lo que pienso, siempre hay una parte que me guardo, quizás para no perderme yo misma entre tantos choques de almas cruzadas.

Sé que si alguien me preguntára o me pidiera completa sinceridad no tendría problema en desnudar mi alma. Pero no quiero.

Me gusta repartime en pedacitos de distintas porciones dependiendo de la persona. Dejando ir en completa libertad una parte de mí. Buscando ese equilibrio o esa paz conmigo misma.