Hoy escribo esto por mi, y no por ti.
Porque una vez me dijeron que la mitad de convertir en realidad un hecho es hablarlo en voz alta.
Y hoy solo me queda un hilo de voz para gritar por medio de un párrafo.
Por mi, y no por ti, no te equivoques, ya no eres importante.
Por mi y no por ti, porque no supiste valorarme.
Por mi y no por ti, porque me toca recoger los pedazos, uno a uno, yo sola.
Por mi y no por ti, porque tengo fe de que soy más que esto, que fue en lo que me convertiste.
Por mi, y no por ti, porque es mi turno de soltar aunque en el fondo lo único que quiero es aferrarme con todas mis fuerzas.
Por mi y no por ti, porque me toca darme el amor que te di a ti, sin recibir nada a cambio.
Por mi y no por ti, porque hoy me elijo a mi, hoy soy yo mi centro, hoy me canso de ti.
Hoy, mañana y siempre será por mi y no por ti.