Sé que no fui la mejor.

¿Sabes? A veces suelo arrepentirme mucho de eso.

De no haber mencionado aquellas palabras que, a veces es necesario decir.
Esa clase de palabras que, muchas veces cometemos el error de decirle a la persona equivocada. Palabras de las que, tengo la teoría de que solamente son completamente ciertas una vez en la vida, con una sola persona.

Nos recuerdo peleando una infinidad de veces.
Tontas y patéticas peleas donde, tú me lastimaste, y sé que yo también lo hice contigo.
Y volvemos al tema de las palabras…
Dijimos demasiadas, ¿Lo recuerdas? Palabras destructivas que, poco a poco disiparon la fe en nosotros…, En ti.

Te recuerdo desapareciendo.
Justo en ese momento, donde todo era perfecto para nosotros. Dejándome confundida y con un nudo en la garganta.
Recuerdo a mis amigos, pidiéndome olvidarte.

Me recuerdo, cada vez más perdiendo la esperanza en ti.

Nos recuerdo diciendo “Adiós”.
A estas alturas, he perdido la cuenta de cuantas veces eso sucedió.

Te recuerdo buscando algún medio para volver a mí.
Nunca te lo dije pero, siempre ame eso de ti…, De nosotros.
Extraño, ¿No es así? Dejar regresar aquel tormento que, tú sabes que no será capaz de quedarse.

Te recuerdo a ti.
Tus chistes, tus miedos, tus manías, tu pasado, tu aroma y cada uno de los lunares de tu cuerpo.
Poseyendo algo que, en nadie más he encontrado.
Siempre tan astuto y, seguro de ti mismo.
Siempre siendo tú, nunca fingiendo otra cara, que no fuese la tuya.
Siempre tan dulce y, amargo al mismo tiempo.

Nos recuerdo el primer día.
Recuerdo el peso de tu mirada y, mi torpeza al sentirla.
Recuerdo nuestra primera sonrisa, y la seguridad en mi misma que me hiciste sentir.

Nos recuerdo juntos.
Riendo como niños, acostados en tu cama.
Durmiendo abrazados, después de ser un par de demonios enredados en las sabanas.
Bailando aunque no supiéramos hacerlo, con la música a todo volumen.

Te recuerdo siempre protegiéndome.
Me recuerdo escribiendo pensando en ti.

Me recuerdo mintiéndole a mi familia y amigos.

Nos recuerdo juntos en navidad.

Y luego me pregunto…

¿Cómo es que, todos esos buenos momentos, pudieron ser pisoteados?

Me recuerdo perdiendo toda la esperanza en ti…, En nosotros.

Te recuerdo, alejándote. Primero con pasos pequeños y, después a grandes zancadas.

Me recuerdo usando tus trucos.

Te recuerdo con ella

Y finalmente…
Me recuerdo siendo como tú.