Este año me demostraste que si llego a tener una gran Fe hacía ti, me das esa redención que tanto me alivia el alma. Hiciste que me diera cuenta que nadie me amará como tú, y la verdad no tengo palabras para demostrarte en verdad todo lo que has hecho por mi todo este año. Solo sé que soy un siervo leal más en tu rebaño. Ten por seguro que te seguiré día con día hasta el momento en que decidas llevarme a vivir contigo. Soy muy joven para aun entender varias cosas aún, pero sé que un día me darás todas las respuestas, y sera entonces cuando entienda porque tantas pruebas hechas a mi, y a todos los que amo. Créeme que estaré mas agradecido que ahora. Eres mi salvador y mi gran confidente espiritual, y sé que tu amor hacia mi es tan inmenso como el océano, al igual que al mío.