Es triste ser esa chica que llora en la madrugada y sonríe por la tarde,
que se acuesta pensando en todo y se levanta rezando no pensar en nada,
que su cama por sus lagrimas tiene mas agua que el mas profundo océano,
y su dulce almohada sabe el nombre de todas esas dulces personas por las que esta dulce niña derramo ese dulce llanto.