Me cuesta observar lo malo de mi alrededor, pero si me atacan directamente, lloro y me dan ganas de morirme porque no me gusta ser un estorbo, ya no me siento segura en ningún lado, no me siento a gusto en donde estoy, extraño ser pequeña y enamoradiza,que mi único problema en el que pensaba fuera que el chico que me gustaba no me hacía caso, ignorando el alcoholismo de mi madre, el abandono de mi padre y los gritos de mi abuela.