Mí casa ya no es un hogar seguro, pues necesito protegerme de las palabras que vienen y van, tengo que parecer normal e igual a los demás, en esta casa no entran las personas diferentes.
Necesito salir, necesito sentirme seguro, necesito sentirme libre, lejos de las personas que me quieren cortar las alas, porque se hace tan difícil, todo empeora más, nunca termina de estar del todo bien, siempre hay algo que molesta, obviamente yo molesto, lo siento, siento mucho lo que soy y como soy, pero lo peor de todo es que yo no pedí ser así, yo no me convertí así, sólo, soy lo que soy y ya, no tengo remedio, no tengo cambios ni hay devoluciones.
Perdóname, en serio, perdóname, no quise ser otra de las fallas, porque a las fallas se las aleja, se las excluye, y no hay remordimiento por el daño que siguen causando, porque todos sentimos, todos tenemos sentimientos, y a mí las cosas me afectan demasiado, tan fuerte que me lleva a odiarme yo mismo, perdón, siempre lo voy a decir, porque sé que soy la causa de todo este desastre, y sí te quieres quedar conmigo no te lo permitiré, trataré de limpiarlo yo solo.