¿Qué es lo que más te gusta de un hombre?
Me preguntaste y me detuve a tu lado.
Te sonreí.

¿En qué aspecto?
Te respondí queriendo jugar tu juego, buscándo un que para qué, y tal vez así ganar.

Era importante saber eso, porque podría decirte que me gustan los ojos.

Que me gustan las cejas túpidas.

Las sonrisas coquetas, medio torcidas y aquella risa libertina que sale, que me gustan los labios carnosos que se mueven de manera agraciada con cada palabra.

Podría decirte que me gusta que me hagan reír, que me sepan interesar y que me hagan dudar.

Me mordí los labios, porque pude decirte para resumir que me gustabas tú.

Que me gusta estar entre tus brazos, que me gusta que me busques al entrar a cualquier lugar, que me gusta tu estúpida sonrisa, que me gusta que me tientes y retes al hablar sólo para que te contradiga.

Que si camino, espero encontrate.
Que espero verte sonreír conmigo, por mí y para mí.
Que siento que me vas a nublar el juicio de lo mucho que me gustas.

Me mordí los labios porque pude decirte que para resumir que me gustas tú.

Me mordí los labios para no caer en la tentación de decírtelo porque por desgracia, me gustas tú.

Tú que no eres para mí.

Me mordí los labios porque pude decirte que para resumir que me gustas tú.

Que eres de ella.
Que no eres mío.

<3