¿Una persona puede odiarse a si mismo por un comentario tan simple?, en un mundo donde la moral rige, donde la igualdad se ha vuelto un derecho y donde juzgar a una persona por su aspecto físico es inhumano. Entonces, ¿por qué darle importancia a algo tan simple, a un comentario que solo expresa su "opinión"?.
Y entender el por qué es tan complejo, así que decidí dar mi propia respuesta.
Hay una idea y una percepción del mundo dentro de cada persona, pero cuando alguien impone su idea haciendo menos la propia, es cuando te sientes mal y aunque te repites a ti mismo "no tiene importancia", al final, al parecer si la tiene.

"Porque es tu culpa, es tu vida, y tú dejaste que todo llegara hasta este punto", pero eso no es cierto, las personas lastiman, atacan, imponen y luego se van, entonces solo te queda vivir con otra experiencia amarga. El único problema es que no puedes olvidar.
Y el sentimiento está ahí, como una herida a punto de cicatrizar, que si la tocas punza y se hincha, entonces es mejor dejarla.
De otra forma, es como si no tuviera derecho a llorar porque sé que hay mayores problemas, sé que hay hambrunas, guerras, explosiones, terremotos, pandemias, donde millones de personas mueren todos los días.
Pero sigo queriendo ser otra persona, y sigue quedando la pregunta ¿Y si de verdad debo cambiar?, ¿estoy haciendo algo mal y solo pienso en mi?, es fácil hacerse la víctima, ahora solo siento que exagero todo, como si yo no hubiera lastimado a nadie.
Como esas mujeres en h&h cambiando de ropa, si a ellas les gusta ¿por qué cambiar? que importa si a nadie le gusta, que importa si enseñas de más, que importa si no consigues el trabajo, que importa si pierdes amigos, que importa si todo el maldito mundo te odia, si tú te sientes bien. ¿De verdad, qué importa?.
No entiendo