Hay veces que el dolor va más allá.
Hay veces que la tristeza abunda y hay veces que los pensamientos sobran.
Hay veces que el silencio grita y otras veces nos negamos a lo sucedido.
Hay veces que buscamos alternativas y si las encontramos nos mentimos, pero hay veces que nada justifica, y esas veces, nos perdemos.
Entonces, ¿Qué hacemos en la oscuridad? si no hay nada que ilumine, nada que nos guíe.
Hay veces que deseamos la mentira, hay veces que esta duele menos. Hay veces que lloramos y rogamos que no sea así.
Hay veces que la aceptación tarda más tiempo en llegar que lo debido.
¿La gente cambia? ¿Puede ser esta vez?