Se supone que cuando terminamos una relación, muy independiente de cuanto haya durado esta, debemos de sentirnos devastados y gritar a los 4 vientos nuestro dolor y demostrar que extrañamos a esa persona con la que estuvimos... Se supone...

Pero, existimos personas que por lo menos los primeros meses no lo hacemos así. Y no, no está mal que seamos de esa manera, porque jamás faltará esa persona que tome a mal el que no demostremos ese dolor los primeros meses, porque no todos demostramos el dolor de la misma forma y no porque eso es lo que se supone debemos hacer lo haremos. Existimos otros que al final de la relación parece que no nos importó la persona, que nos sentimos libres y felices, pero no es así. Simplemente, no sabemos y no queremos admitir que todo terminó, no somos capaces de asimilar la situación, porque dentro de nosotros no es lo que queremos pero estamos conscientes de que no podemos detener a esa persona si su decisión es irse.
Pasa que los primeros meses, en nuestra mente, estamos segurxs de que esa persona volverá y todo regresará a ser igual, pero conforme van pasando los días y los meses, nos damos cuenta de que no es así, que todo se acabó y es donde se nos empieza a notar la depresión. La podemos fingir cuando alguien te hable de esa persona, podemos expresarla con ciertas amistades o jamás hablar de eso y dejar que nos consuma ese sentimiento.

Estoy segura de que no soy la única a la que le ha pasado, a la que su ex le ha reclamado que no le importa la relación y a la que los demás han juzgado por actuar como si nada. Pero no es porque de verdad nos valga un cacahuate, simplemente, no queremos salir de esa idea que tenemos de pasar y hacer nuestra vida a lado de él, en mi caso, de tener familia y hacer realidad nuestras metas juntos. A veces nos cuesta tanto trabajo reconocer que se irá y aunque le pidas que regrese, nada en lo absoluto volverá a ser igual, habrán cosas que se dejarán de hacer, la monotonía empezara a hacer de las suyas y es ahí donde tu mente te dice que será mejor dejarlo volar.

No te sientas mal si te ha pasado, por que es la manera que algunos tenemos de expresar que no queremos afrontar la realidad y dejar ir a la persona que tanto queremos, más de uno te podrá juzgar, recriminar algo, tu ex te dirá que eres la persona más cruel del mundo, pero es que ellxs no entienden que nosotros no sabemos cómo demostrar toda la falta que nos harán con su partida. No eres alguien malo, tienes corazón al cual querrás proteger con todo lo que puedas. Y no es tu culpa tener esperanzas de volver a ser feliz .

XOXO. Espero les ayude a esas personas que como yo, no queremos despedirnos de alguien tan valioso en nuestras vidas.