Lo que fácil viene, fácil se va... Es algo consabido por todos, y está de sobra su significado, no obstante, hoy quiero darle a esto un punto diferente de vista...

Es muy fácil decir tantas palabras, es decir, lo hacemos a diario ¿no? Sin embargo hay palabras...

Por ejemplo, podemos decir "hola" a cualquier persona, sea conocido o desconocido, no importa ¿Por qué? Fácil. Es una palabra que generalmente es cordial, y hasta puede alegrar el día de una persona, es una formalidad que está implícita, en cada una de las personas que habitan en el planeta, desde que son pequeñas.

Ahora, existen otras palabras que son más profundas, que no se dicen siempre ¿Por qué? Bueno, no son sencillas, no sólo de expresar, sino de sentir. Es tan fácil como decir que uno no va por ahí diciéndole "te amo" o "te quiero" a cualquier persona, porque no, simplemente no hemos sido educados de esta manera.

Bien, hace poco tuve una experiencia, que, para ser sincera, es la que da pie a esta entrada.

Cuando realmente se quiere a alguien, las palabras se presentan de una manera diferente, son difíciles de decir, y hasta complejas de encontrar.

Como les decía, hace poco tuve esta experiencia, donde me dijeron "no te voy a lastimar", "voy a estar ahí todo el tiempo que la vida me lo permita"... No sé si fue algo que hice o dije, pero de la pronto se fue... Empero, aunque hubiese sido por una acción mía, me parece que no debió haber sido así, simplemente se fue, sin explicaciones, sin nada... Se fue como llegó, se fue tan rápido como sus palabras, y descubrí que sus sentimientos eran tan profundos como lo eran sus palabras.

Y así es. Cuando las palabras son dichas con facilidad, se van con facilidad.

Pongamoslo de esta manera.

El poeta puede tardar horas, días, semanas y hasta años perfeccionando un poema, para que luego llegue cualquier persona, tome esas hermosas palabras y las use para llegar al corazón de otro ser humano, y está bien cuando te identificas con esas palabras, y sientes emoción al pronunciar cada letra, cada sílaba, pero está mal, es inaceptable, cuando usas esas palabras para llegar a alguien y luego tan sólo darle la espalda.

De apoco las palabras fuertes se van convirtiendo en algo común, es lo que está haciendo la sociedad. Ahora decir "te amo" es cuestión de segundos, no se conoce a la persona, y ya se le promete todo.

Con esta sociedad hay que ser muy cuidadosos, es difícil porque no se pueden expresar los sentimientos tan fácilmente como antes, antes las cosas que se decían se sentían, ahora lo dicho se dice sólo para satisfacción propia.

No digo que todos sean así, pero la mayoría...

Por lo mismo debemos tener mucho cuidado, si no estamos seguros de lo que sentimos, mejor no digamos nada... Si realmente no sentimos una emoción abrasadora dentro de nosotros, entonces ¿para qué gastar saliva?