18/Sep/2018

Quisiera que nuestro siempre fuese eterno, y durante él no dejar de quererte, y sentir el mismo remolino de sentimientos que sentí aquel primer día de Junio, el mismo que aparece cada que miro tus ojos, cada que te tengo entre mis brazos y acaricio tus mejillas, cuando te beso, te tomo de la mano y me recuesto en tu hombro; en cada momento que estamos juntos, sintiendo que no falta más, sintiendo que encajamos a la perfección.

Quiero amarte, y te amo, y te amaré.

Te amaré por un siempre, nuestro siempre. Un siempre incierto, un siempre que dure el tiempo necesario para disfrutar de ti y de mi, de los dos juntos.

Porque si hablo de amor, no puedo evitar pronunciar tu nombre.