Este es un recorrido por las malas experiencias de una mujer con buen corazón.

Me enamoré, si caí perdidamente por un hombre, bueno, me pasó cuatro veces ya.
las primeras tres ya son cicatrices pero esta es herida y relataré todo como sucedió.

Tendrá apenas unos meses y tal vez piensen el por qué me afecta tanto. Bueno, porque siempre decido mejorar y siempre terminan jodiéndome la vida.
Este muchacho lo conocí tiempo atrás del comienzo de mi historia, admito que yo lo busqué y él se negó a algo conmigo porque salía en ese momento con otra persona, cosa que me agradó bastante porque demostraba que respetaba a las mujeres con quienes salía. pasaron los meses y estuve a punto de eliminarlo de mis redes sociales ya que no tenía caso tenerlo porque no éramos amigos ni hablábamos.

Poco después de ese momento él me buscó, me dijo que quería salir conmigo y yo accedí. nos vimos un día lluvioso y corrimos a un lugar de pizza, la mejor primera cita que recordaré por siempre, fuimos al cine después de la pizza y platicamos mucho tiempo. seguimos saliendo a comer, al cine y yo quise ir a un museo, él era tan dulce y me miraba con ojos de borrego, me escribía por las noches y me deseaba buenos días, yo me sentía soñada, un día de la nada cuando nos despedimos él no me pidió que le avisara cuando estuviera en casa y pensé que algo sucedía, le di espacio y él continuó ignorándome pero de pronto volvió a ser atento y dulce y me sentí mal por desconfiar, pero después continuó ignorándome y no encontraba justificación, antes de esto, yo lo invité a una fiesta que se celebra cada año en mi universidad y el respondió -so romantic. me quería y estaba feliz de ir conmigo, o al menos eso pensé.
volviendo al tema, las salidas pararon, eran solo mensajes de texto y a horas extrañas, le pregunté que pasaba y me dijo que quería decirlo de frente así que nos vimos, una semana antes de la fiesta yo necesitaba una respuesta clara de la posición en que estaba.

llegó el día y hablamos en una plaza, no hubo cine, helado, no hubo nada, solo una mirada fría y unos labios que decían que no podía tomarme en serio, yo comencé a llorar y le pedía una explicación a lo que él respondió que sentía que no estábamos bien porque discutiamos, (lo cual era mentira), después me dijo que continuaramos saliendo para ver que pasaba y yo saqué el tema de la fiesta, que no siguiera con eso por el compromiso, que prefería mil veces ir sola a ir con alguien que ya no quería estar conmigo, no quería que mis amigos supieran de alguien si no era algo oficial. dijo, -voy contigo... yo de tonta lo besé y sonreí.

No supe nada de él, evadió mis galletas y mis mensajes, llegó el día de la fiesta y se comportó lindo, llegó y me besó, me ofreció su brazo y caminamos, bailamos y nos besamos, bebimos y nos besamos, me miró, caminó hacia mí, me tomó de la cintura y me besó de una manera tan tierna y hermosa. Me presentó a sus amigos y yo le presente a los míos. Todo iba bien, las cosas estaban mejorando. Se fue antes que yo y me sentí confundida.

al siguiente día le hablé, me ignoró, al siguiente día lo mismo, al tercer día decidí escribirle una carta muy larga a lo que él respondió de manera muy grosera y me dejó con el corazón en la mano hecha pedazos.

Al siguiente día vi a una amiga que vive en casa de él porque es foráneo, ella me preguntó si éramos algo a lo que respondí que no, mi amiga continuó y me dijo que no lo tomara en serio, que tenía más de un mes llevando a una chica a su casa y dormía con él. lo confronté por llamada debido a que estaba bloqueada de todos sus redes. accedió a hablarme y le pedí una explicación a lo que respondió que él nunca se interesó en mi, que la chica lo buscó y que no sentía que entre él y yo las cosas fueran a funcionar, le dije que si sentía pudo dejar de jugar desde antes y así evitar todo esto. seguimos hablando y descubrí que su amigo sabía todo, que como necesitaban ir a la fiesta le pidió que siguiera saliendo conmigo. el muy cínico me dijo, yo te advertí que te rompería el corazón....
termino aquí porque me duele bastante haber sido objeto de burla para todas esas personas. lo último será, no, no me rompiste el corazón, rompiste la capacidad que tenía de confiar en alguien y de querer a alguien. Muchas gracias por sumarte a esta lista que tal vez nunca termine,